Bufete de abogados especializado en Derecho Fiscal y Tributario

Asesoramiento fiscal y tributario, procediendo a un análisis de sus obligaciones "tributarias", desde la planificación y asesoramiento integral.

Nuestro despacho de abogados y profesionales se caracterizan en el  asesoramiento en materia fiscal y asesoramiento en derecho tributario, procediendo a un análisis de sus obligaciones “tributarias”, no desde el punto de vista de la mera gestión, sino desde la planificación y asesoramiento integral de todas ellas.

Tenemos una amplia experiencia en el asesoramiento en las operaciones de “reestructuración empresarial”, desde un punto vista fiscal, con el fin de poder optimizar estas operaciones a nivel tributario, operaciones de adquisición de empresas, fusión, reorganización de activos, entre otras.

Asimismo, estudiamos y preparamos al Cliente para el cumplimiento de las obligaciones fiscales tan importantes a día de hoy como son las “operaciones vinculadas”.

Ayudamos y asesoramos en planificación de inversiones internacionales con la mejor optimización de la carga impositiva de la “fiscalidad internacional” y teniendo en cuenta las leyes internacionales que sustentan estas operaciones, como son los “convenios de doble imposición”, todo ello, a través de un equipo de abogados y profesionales formados en la materia.

Somos expertos en la preparación y actuación como representantes de nuestros Clientes ante las entidades públicas en las actuaciones de “inspección tributaria”, defendiendo sus intereses con el máximo rigor.

Asesoramos igualmente a nuestros Clientes en operaciones de “sucesión familiar”, en colaboración con el área legal, coordinando este tipo de asesoramiento desde un punto de vista global, para buscar el mejor impacto fiscal, ya sean “donaciones, sucesiones” o reestructuración de la “empresa familiar”, siendo la efectividad y responsabilidad los valores imprescindibles de nuestros abogados y profesionales.

Resumimos a continuación las áreas de especialización de nuestros abogados fiscalistas y profesionales:

  • Procedimientos tributarios y recursos económico– administrativos.
  • Régimen fiscal de las sucesiones y donaciones.
  • Planificación y asesoramiento a grupos empresariales.
  • Planificación y asesoramiento en operaciones de reorganización y adquisición de empresas, actividades y elementos patrimoniales.

Infórmate aquí con nuestros Abogados de Derecho Fiscal y Tributario

También puedes llamarnos al 91 345 84 05

o directamente enviarnos un email a info@www.vmsabogados.com

Qué es el Derecho Fiscal. Significado y concepto.

Dentro de las diversas ramas que forman parte del derecho público, se encuentra el derecho fiscal (también conocido como derecho tributario). Su función es la administración de las reglas jurídicas que posibilitan que el Estado desarrolle y ejerza sus facultades tributarias.

Los tributos o impuestos son desembolsos económicos obligatorios que deben realizar todos los ciudadanos para solventar el funcionamiento del aparato estatal. El derecho fiscal es la división del derecho que analiza y establece las leyes relacionadas con este procedimiento.

El vínculo tributario nace de la necesidad estatal de disponer de dinero para el financiamiento de su actividad, que está orientada al bien común. Esto quiere decir que, cuando un sujeto o una empresa paga sus impuestos, está aportando al desarrollo de su comunidad y, por lo tanto, al suyo propio.

La relación tributaria, por lo tanto, supone una serie de responsabilidades y derechos para todas sus partes. En su aspecto más amplio, el derecho fiscal debe centrar su atención en dos cuestiones: el Estado únicamente está en condiciones exigir el pago de impuesto cuando las leyes lo autorizan; el ciudadano, por su parte, sólo tiene la obligación de pagar aquellos impuestos que se encuentren establecidos por la ley.

En la relación tributaria, el sujeto activo es el Estado (apela a su poder para exigir el pago del tributo). La persona física o la persona jurídica que está en el rol de contribuyente, por su parte, es el sujeto pasivo.

Cabe destacar que existen diversos tipos de impuestos. Podemos mencionar a los impuestos directos (que tienen incidencia directa sobre los ingresos) y a los impuestos indirectos (que recaen sobre individuos diferentes al contribuyente), entre otros.

Nacimiento del derecho fiscal

Desde que la civilización existe, es decir, desde que hay una organización social con una cierta estructura, existen los tributos; de hecho en el Antiguo Egipto, los ciudadanos debían pagar impuestos al faraón y también había un control de la declaración de impuestos de los animales y frutos. Determinadas piezas de cerámica servían como comprobante de dichos pagos. Por eso, el control y la fiscalización no pueden tomarse como aspectos novedosos de nuestro sistema fiscal.

De todas formas, las bases del derecho fiscal, no se sentaron hasta la Antigua Roma; es cierto que en sus comienzos no existía una imposición justa pero con el correr de los años se han ido limando las formas en la que los Estados exigen a sus ciudadanos el tributo. Cabe mencionar que los romanos fueron los primeros en realizar controles sobre los bienes y censar a sus habitantes, y en poseer órganos recaudadores y cuerpos jurídicos; por eso podemos decir que la organización fiscal de la que hoy disfrutamos, sin duda se la debemos a ellos.

Durante la Edad Media el poder estaba representado por el señor feudal, quien poseía abundantes propiedades y que enriquecía cada día más a costa de exigir tributos exagerados a los más pobres. En ese período el pago era de tipo anárquico y arbitrario y los siervos debían no sólo pagar con sus escasos bienes, sino también prestando aquellos servicios que el señor feudal les demandara.

Posteriormente, con el surgimiento del Estado moderno, se impuso la recaudación de impuestos de forma más organizada, a fin de poseer un pozo público común con el cuál subvencionar todo lo relacionado con el gasto público y de poder satisfacer las necesidades de toda la comunidad. Además, se especificó cuáles eran los derechos y obligaciones de cada miembro de la sociedad a fin de que existiera un orden. El Estado, por tanto, era el encargado de velar por esa organización.

Para establecer métodos de recaudación que cada vez fueran más equilibrados y que contemplaran los derechos de todas las personas, ese Estado debía desarrollar un plan de recaudación que se ajustara al marco jurídico que rigiera sobre esa comunidad.

Vía: Diccionario Jurídico 2016

Asesoramiento fiscal y tributario, desde la planificación y asesoramiento integral.

Bufete de abogados especializado en Derecho Fiscal y Tributario

Nuestro despacho de abogados y profesionales se caracterizan en el  asesoramiento en materia fiscal y asesoramiento en derecho tributario, procediendo a un análisis de sus obligaciones “tributarias”, no desde el punto de vista de la mera gestión, sino desde la planificación y asesoramiento integral de todas ellas.

Tenemos una amplia experiencia en el asesoramiento en las operaciones de “reestructuración empresarial”, desde un punto vista fiscal, con el fin de poder optimizar estas operaciones a nivel tributario, operaciones de adquisición de empresas, fusión, reorganización de activos, entre otras.

Asimismo, estudiamos y preparamos al Cliente para el cumplimiento de las obligaciones fiscales tan importantes a día de hoy como son las “operaciones vinculadas”.

Ayudamos y asesoramos en planificación de inversiones internacionales con la mejor optimización de la carga impositiva de la “fiscalidad internacional” y teniendo en cuenta las leyes internacionales que sustentan estas operaciones, como son los “convenios de doble imposición”, todo ello, a través de un equipo de abogados y profesionales formados en la materia.

Somos expertos en la preparación y actuación como representantes de nuestros Clientes ante las entidades públicas en las actuaciones de “inspección tributaria”, defendiendo sus intereses con el máximo rigor.

Asesoramos igualmente a nuestros Clientes en operaciones de “sucesión familiar”, en colaboración con el área legal, coordinando este tipo de asesoramiento desde un punto de vista global, para buscar el mejor impacto fiscal, ya sean “donaciones, sucesiones” o reestructuración de la “empresa familiar”, siendo la efectividad y responsabilidad los valores imprescindibles de nuestros abogados y profesionales.

Resumimos a continuación las áreas de especialización de nuestros abogados fiscalistas y profesionales:

  • Procedimientos tributarios y recursos económico– administrativos.
  • Régimen fiscal de las sucesiones y donaciones.
  • Planificación y asesoramiento a grupos empresariales.
  • Planificación y asesoramiento en operaciones de reorganización y adquisición de empresas, actividades y elementos patrimoniales.

Dentro de las diversas ramas que forman parte del derecho público, se encuentra el derecho fiscal (también conocido como derecho tributario). Su función es la administración de las reglas jurídicas que posibilitan que el Estado desarrolle y ejerza sus facultades tributarias.

Los tributos o impuestos son desembolsos económicos obligatorios que deben realizar todos los ciudadanos para solventar el funcionamiento del aparato estatal. El derecho fiscal es la división del derecho que analiza y establece las leyes relacionadas con este procedimiento.

El vínculo tributario nace de la necesidad estatal de disponer de dinero para el financiamiento de su actividad, que está orientada al bien común. Esto quiere decir que, cuando un sujeto o una empresa paga sus impuestos, está aportando al desarrollo de su comunidad y, por lo tanto, al suyo propio.

La relación tributaria, por lo tanto, supone una serie de responsabilidades y derechos para todas sus partes. En su aspecto más amplio, el derecho fiscal debe centrar su atención en dos cuestiones: el Estado únicamente está en condiciones exigir el pago de impuesto cuando las leyes lo autorizan; el ciudadano, por su parte, sólo tiene la obligación de pagar aquellos impuestos que se encuentren establecidos por la ley.

En la relación tributaria, el sujeto activo es el Estado (apela a su poder para exigir el pago del tributo). La persona física o la persona jurídica que está en el rol de contribuyente, por su parte, es el sujeto pasivo.

Cabe destacar que existen diversos tipos de impuestos. Podemos mencionar a los impuestos directos (que tienen incidencia directa sobre los ingresos) y a los impuestos indirectos (que recaen sobre individuos diferentes al contribuyente), entre otros.

Nacimiento del derecho fiscal

Desde que la civilización existe, es decir, desde que hay una organización social con una cierta estructura, existen los tributos; de hecho en el Antiguo Egipto, los ciudadanos debían pagar impuestos al faraón y también había un control de la declaración de impuestos de los animales y frutos. Determinadas piezas de cerámica servían como comprobante de dichos pagos. Por eso, el control y la fiscalización no pueden tomarse como aspectos novedosos de nuestro sistema fiscal.

De todas formas, las bases del derecho fiscal, no se sentaron hasta la Antigua Roma; es cierto que en sus comienzos no existía una imposición justa pero con el correr de los años se han ido limando las formas en la que los Estados exigen a sus ciudadanos el tributo. Cabe mencionar que los romanos fueron los primeros en realizar controles sobre los bienes y censar a sus habitantes, y en poseer órganos recaudadores y cuerpos jurídicos; por eso podemos decir que la organización fiscal de la que hoy disfrutamos, sin duda se la debemos a ellos.

Durante la Edad Media el poder estaba representado por el señor feudal, quien poseía abundantes propiedades y que enriquecía cada día más a costa de exigir tributos exagerados a los más pobres. En ese período el pago era de tipo anárquico y arbitrario y los siervos debían no sólo pagar con sus escasos bienes, sino también prestando aquellos servicios que el señor feudal les demandara.

Posteriormente, con el surgimiento del Estado moderno, se impuso la recaudación de impuestos de forma más organizada, a fin de poseer un pozo público común con el cuál subvencionar todo lo relacionado con el gasto público y de poder satisfacer las necesidades de toda la comunidad. Además, se especificó cuáles eran los derechos y obligaciones de cada miembro de la sociedad a fin de que existiera un orden. El Estado, por tanto, era el encargado de velar por esa organización.

Para establecer métodos de recaudación que cada vez fueran más equilibrados y que contemplaran los derechos de todas las personas, ese Estado debía desarrollar un plan de recaudación que se ajustara al marco jurídico que rigiera sobre esa comunidad.

Vía: Diccionario Jurídico 2016