Primera victoria de los cooperativistas de Cuatro Caminos

Primera victoria de los cooperativistas de Cuatro Caminos

El primer trance, superado. Después de más de dos años de trabas administrativas y polémicas, el Ayuntamiento de Madrid ha desbloqueado el proyecto residencial para la ejecución del Residencial Metropolitan sobre los terrenos de las cocheras de Metro de Cuatro Caminos.

Entre los ajustes que figuran en el nuevo proyecto se encuentra la modificación de la diferencia de altura media entre el techo de las cocheras de Metro y la rasante media de la acera, resolviendo así los pequeños desniveles entre algún punto de las calles colindantes y el futuro parque público, el cual tendrá una extensión de más de 15.000 m2. Con estos ajustes, por cada vivienda habrá, proporcionalmente, 33 m2 de zonas verdes.

Igualmente, el proyecto contempla la construcción de las nuevas cocheras de Metro soterradas y la mejora de permeabilidad peatonal del parque público y de sus accesos. Para ello, se han proyectado distintos itinerarios peatonales en las zonas de máxima afluencia, que permitirán el acceso entre la Avenida Pablo Iglesias y la calle Bravo Murillo, tal y como exige la ficha del plan (APR). Además, el proyecto de la cooperativa engloba, junto a la construcción de 443 viviendas, una parcela para la construcción de un edificio público dotacional de 6.700 m2.

Según el edil responsable de Desarrollo Urbano Sostenible, tras la creación (a instancias de las 443 familias de cooperativistas) de unas mesas técnicas en las que estaban representadas todas las partes, la solución que se «ha obtenido que cumple los condicionantes establecidos en la ficha del Plan General». «La ordenación propuesta no incumple la condición de bajo rasante para el edifico de las cocheras, no incumple la condición de máxima permeabilidad peatonal entre el parque y las calles perimetrales», dijo José Manuel Calvo.

Además, esta ordenación es compatible con el objetivo del plan general señalado en las fichas del APR, es decir, «transformación urbana como resultado de la eliminación en superficie de las cocheras». Calvo señaló, no obstante, que la propuesta «presenta aspectos mejorables incluso en relación al objetivo del Plan General que ha centrado el proceso» y que «contiene otras determinaciones en este momento no ajustadas al Plan General como la delimitación de parcelas, cuya su viabilidad se valorará en la tramitación del plan parcial».

Además, adelantó algo que hizo presagiar al PP los obstáculos a los que van a tener que enfrentarse aún estas familias hasta que vean materializado su proyecto: el concejal de Podemos dijo que se valorarán las solicitudes del protección de los elementos de las cocheras recibidas y que el equipo de Gobierno ha solicitado a la Comunidad de Madrid y a los órganos competentes en protección de patrimonio que «apoyen en el objetivo de proteger los elementos con valor patrimonial».

«Nueva comedieta»

«Lo que se está representando es una nueva comedieta del equipo de Gobierno», apuntó el portavoz de los populares, José Luis Martínez Almeida, que intervino en este punto el cual ha trabajado durante estos dos años como portavoz de la comisión de Urbanismo y hasta que fue nombrado sustituto de Esperanza Aguirre por su grupo municipal. «El señor delegado, en la parte final de su intervención, ya ha dejado claro que si esto no sale adelante no sera responsabilidad suya sino de la Comunidad de Madrid. Ahora vuelven a recoger ese argumento (de proteger los valores patrimoniales). Si tuviera algún valor estaría recogido en el catálogo de bienes protegidos del Ayuntamiento», señaló Martínez Almeida, quien, no obstante, dijo dirigiéndose a los cooperativistas que se habían acercado hasta el Palacio de Cibeles: «No se preocupen, en 2019 volverá a gobernar el PP».

Por su parte, el edil de Ciudadanos Bosco Labrado puso de relieve que el Plan «cumplía y cumple hoy como hace un año, y eso es porque Carmena le ha pedido que por favor lo saque adelante».

En esta línea, el edil de la formación centrista afeó que ya no haya diferencias sobre enterramiento y soterramiento, y que eso ahora «no es problema». «¿Se acuerdan de esos muros de más de 6 metros que hacían inviolable la protección?», recordó al delegado. Bosco Labrado le reprochó su «inquina» hacia los cooperativistas. «Han aplazado la decisión un año, haciendo sufrir a las familias; todavía queda mucho camino, y Cs apoyará en lo necesario hasta ver la licencia municipal en la mano de los cooperativistas».

Fractura en Ahora Madrid

El PSOE decidió ponerse de perfil. Después de una intervención en la que la socialista Mercedes González se limitó a preguntar José Manuel Calvo cómo piensan compatibilizar el derecho adquirido por los cooperativistas y la protección al patrimonio, su partido se abstuvo. Pero ésta no fue la imagen más polémica que dejó una votación a mano alzada: dos concejales de Ahora Madrid, Pablo Carmona y Rommy Arce (de Ganemos), votaron en contra de estimar esta iniciativa urbanística. La concejal Montserrat Galcerán (de baja) también mostró su rechazo a los planes del Ejecutivo de Carmena.

De hecho, Ganemos emitió un duro comunicado este martes, un día antes de someter a votación este asunto. Así las cosas, los siguientes pasos ( el convenio de gestión y la licencia de edificación) no se prevén fáciles.

No obstante, Desiré del Río, portavoz de la Cooperativa Metropolitan, quiso manifestar su agradecimiento a todas las partes implicadas: «Queremos agradecer tanto a Metro como al Ayuntamiento todos los esfuerzos realizados; y por supuesto, a nuestra gestora IBOSA, que ha luchado cada día con nosotros hasta conseguir que hoy estemos aquí, celebrando el resultado de la votación». Del Río apuntó a la urgencia «de que en el menor plazo posible la Junta de Gobierno del Ayuntamiento apruebe inicialmente el plan parcial, para así intentar minimizar el impacto económico que nos ha provocado el retraso del proyecto».

Primera victoria de los cooperativistas de Cuatro Caminos

El primer trance, superado. Después de más de dos años de trabas administrativas y polémicas, el Ayuntamiento de Madrid ha desbloqueado el proyecto residencial para la ejecución del Residencial Metropolitan sobre los terrenos de las cocheras de Metro de Cuatro Caminos.

Entre los ajustes que figuran en el nuevo proyecto se encuentra la modificación de la diferencia de altura media entre el techo de las cocheras de Metro y la rasante media de la acera, resolviendo así los pequeños desniveles entre algún punto de las calles colindantes y el futuro parque público, el cual tendrá una extensión de más de 15.000 m2. Con estos ajustes, por cada vivienda habrá, proporcionalmente, 33 m2 de zonas verdes.

Igualmente, el proyecto contempla la construcción de las nuevas cocheras de Metro soterradas y la mejora de permeabilidad peatonal del parque público y de sus accesos. Para ello, se han proyectado distintos itinerarios peatonales en las zonas de máxima afluencia, que permitirán el acceso entre la Avenida Pablo Iglesias y la calle Bravo Murillo, tal y como exige la ficha del plan (APR). Además, el proyecto de la cooperativa engloba, junto a la construcción de 443 viviendas, una parcela para la construcción de un edificio público dotacional de 6.700 m2.

Según el edil responsable de Desarrollo Urbano Sostenible, tras la creación (a instancias de las 443 familias de cooperativistas) de unas mesas técnicas en las que estaban representadas todas las partes, la solución que se "ha obtenido que cumple los condicionantes establecidos en la ficha del Plan General". "La ordenación propuesta no incumple la condición de bajo rasante para el edifico de las cocheras, no incumple la condición de máxima permeabilidad peatonal entre el parque y las calles perimetrales", dijo José Manuel Calvo.

Además, esta ordenación es compatible con el objetivo del plan general señalado en las fichas del APR, es decir, "transformación urbana como resultado de la eliminación en superficie de las cocheras". Calvo señaló, no obstante, que la propuesta "presenta aspectos mejorables incluso en relación al objetivo del Plan General que ha centrado el proceso" y que "contiene otras determinaciones en este momento no ajustadas al Plan General como la delimitación de parcelas, cuya su viabilidad se valorará en la tramitación del plan parcial".

Además, adelantó algo que hizo presagiar al PP los obstáculos a los que van a tener que enfrentarse aún estas familias hasta que vean materializado su proyecto: el concejal de Podemos dijo que se valorarán las solicitudes del protección de los elementos de las cocheras recibidas y que el equipo de Gobierno ha solicitado a la Comunidad de Madrid y a los órganos competentes en protección de patrimonio que "apoyen en el objetivo de proteger los elementos con valor patrimonial".

"Nueva comedieta"

"Lo que se está representando es una nueva comedieta del equipo de Gobierno", apuntó el portavoz de los populares, José Luis Martínez Almeida, que intervino en este punto el cual ha trabajado durante estos dos años como portavoz de la comisión de Urbanismo y hasta que fue nombrado sustituto de Esperanza Aguirre por su grupo municipal. "El señor delegado, en la parte final de su intervención, ya ha dejado claro que si esto no sale adelante no sera responsabilidad suya sino de la Comunidad de Madrid. Ahora vuelven a recoger ese argumento (de proteger los valores patrimoniales). Si tuviera algún valor estaría recogido en el catálogo de bienes protegidos del Ayuntamiento", señaló Martínez Almeida, quien, no obstante, dijo dirigiéndose a los cooperativistas que se habían acercado hasta el Palacio de Cibeles: "No se preocupen, en 2019 volverá a gobernar el PP".

Por su parte, el edil de Ciudadanos Bosco Labrado puso de relieve que el Plan "cumplía y cumple hoy como hace un año, y eso es porque Carmena le ha pedido que por favor lo saque adelante".

En esta línea, el edil de la formación centrista afeó que ya no haya diferencias sobre enterramiento y soterramiento, y que eso ahora "no es problema". "¿Se acuerdan de esos muros de más de 6 metros que hacían inviolable la protección?", recordó al delegado. Bosco Labrado le reprochó su "inquina" hacia los cooperativistas. "Han aplazado la decisión un año, haciendo sufrir a las familias; todavía queda mucho camino, y Cs apoyará en lo necesario hasta ver la licencia municipal en la mano de los cooperativistas".

Fractura en Ahora Madrid

El PSOE decidió ponerse de perfil. Después de una intervención en la que la socialista Mercedes González se limitó a preguntar José Manuel Calvo cómo piensan compatibilizar el derecho adquirido por los cooperativistas y la protección al patrimonio, su partido se abstuvo. Pero ésta no fue la imagen más polémica que dejó una votación a mano alzada: dos concejales de Ahora Madrid, Pablo Carmona y Rommy Arce (de Ganemos), votaron en contra de estimar esta iniciativa urbanística. La concejal Montserrat Galcerán (de baja) también mostró su rechazo a los planes del Ejecutivo de Carmena.

De hecho, Ganemos emitió un duro comunicado este martes, un día antes de someter a votación este asunto. Así las cosas, los siguientes pasos ( el convenio de gestión y la licencia de edificación) no se prevén fáciles.

No obstante, Desiré del Río, portavoz de la Cooperativa Metropolitan, quiso manifestar su agradecimiento a todas las partes implicadas: "Queremos agradecer tanto a Metro como al Ayuntamiento todos los esfuerzos realizados; y por supuesto, a nuestra gestora IBOSA, que ha luchado cada día con nosotros hasta conseguir que hoy estemos aquí, celebrando el resultado de la votación". Del Río apuntó a la urgencia "de que en el menor plazo posible la Junta de Gobierno del Ayuntamiento apruebe inicialmente el plan parcial, para así intentar minimizar el impacto económico que nos ha provocado el retraso del proyecto".

Noticias relacionadas:

Ley de Propiedad Horizontal. Derechos y deberes vecinos y administrador.

Las empresas del sector construcción, las que peor pagan

¿Accidente de trabajo o enfermedad común?

Desahucio inquilinos del cuartel de Buenavista.

Negación de Herencia Yacente

Primera victoria de los cooperativistas de Cuatro Caminos

El primer trance, superado. Después de más de dos años de trabas administrativas y polémicas, el Ayuntamiento de Madrid ha desbloqueado el proyecto residencial para la ejecución del Residencial Metropolitan sobre los terrenos de las cocheras de Metro de Cuatro Caminos.

Entre los ajustes que figuran en el nuevo proyecto se encuentra la modificación de la diferencia de altura media entre el techo de las cocheras de Metro y la rasante media de la acera, resolviendo así los pequeños desniveles entre algún punto de las calles colindantes y el futuro parque público, el cual tendrá una extensión de más de 15.000 m2. Con estos ajustes, por cada vivienda habrá, proporcionalmente, 33 m2 de zonas verdes.

Igualmente, el proyecto contempla la construcción de las nuevas cocheras de Metro soterradas y la mejora de permeabilidad peatonal del parque público y de sus accesos. Para ello, se han proyectado distintos itinerarios peatonales en las zonas de máxima afluencia, que permitirán el acceso entre la Avenida Pablo Iglesias y la calle Bravo Murillo, tal y como exige la ficha del plan (APR). Además, el proyecto de la cooperativa engloba, junto a la construcción de 443 viviendas, una parcela para la construcción de un edificio público dotacional de 6.700 m2.

Según el edil responsable de Desarrollo Urbano Sostenible, tras la creación (a instancias de las 443 familias de cooperativistas) de unas mesas técnicas en las que estaban representadas todas las partes, la solución que se "ha obtenido que cumple los condicionantes establecidos en la ficha del Plan General". "La ordenación propuesta no incumple la condición de bajo rasante para el edifico de las cocheras, no incumple la condición de máxima permeabilidad peatonal entre el parque y las calles perimetrales", dijo José Manuel Calvo.

Además, esta ordenación es compatible con el objetivo del plan general señalado en las fichas del APR, es decir, "transformación urbana como resultado de la eliminación en superficie de las cocheras". Calvo señaló, no obstante, que la propuesta "presenta aspectos mejorables incluso en relación al objetivo del Plan General que ha centrado el proceso" y que "contiene otras determinaciones en este momento no ajustadas al Plan General como la delimitación de parcelas, cuya su viabilidad se valorará en la tramitación del plan parcial".

Además, adelantó algo que hizo presagiar al PP los obstáculos a los que van a tener que enfrentarse aún estas familias hasta que vean materializado su proyecto: el concejal de Podemos dijo que se valorarán las solicitudes del protección de los elementos de las cocheras recibidas y que el equipo de Gobierno ha solicitado a la Comunidad de Madrid y a los órganos competentes en protección de patrimonio que "apoyen en el objetivo de proteger los elementos con valor patrimonial".

"Nueva comedieta"

"Lo que se está representando es una nueva comedieta del equipo de Gobierno", apuntó el portavoz de los populares, José Luis Martínez Almeida, que intervino en este punto el cual ha trabajado durante estos dos años como portavoz de la comisión de Urbanismo y hasta que fue nombrado sustituto de Esperanza Aguirre por su grupo municipal. "El señor delegado, en la parte final de su intervención, ya ha dejado claro que si esto no sale adelante no sera responsabilidad suya sino de la Comunidad de Madrid. Ahora vuelven a recoger ese argumento (de proteger los valores patrimoniales). Si tuviera algún valor estaría recogido en el catálogo de bienes protegidos del Ayuntamiento", señaló Martínez Almeida, quien, no obstante, dijo dirigiéndose a los cooperativistas que se habían acercado hasta el Palacio de Cibeles: "No se preocupen, en 2019 volverá a gobernar el PP".

Por su parte, el edil de Ciudadanos Bosco Labrado puso de relieve que el Plan "cumplía y cumple hoy como hace un año, y eso es porque Carmena le ha pedido que por favor lo saque adelante".

En esta línea, el edil de la formación centrista afeó que ya no haya diferencias sobre enterramiento y soterramiento, y que eso ahora "no es problema". "¿Se acuerdan de esos muros de más de 6 metros que hacían inviolable la protección?", recordó al delegado. Bosco Labrado le reprochó su "inquina" hacia los cooperativistas. "Han aplazado la decisión un año, haciendo sufrir a las familias; todavía queda mucho camino, y Cs apoyará en lo necesario hasta ver la licencia municipal en la mano de los cooperativistas".

Fractura en Ahora Madrid

El PSOE decidió ponerse de perfil. Después de una intervención en la que la socialista Mercedes González se limitó a preguntar José Manuel Calvo cómo piensan compatibilizar el derecho adquirido por los cooperativistas y la protección al patrimonio, su partido se abstuvo. Pero ésta no fue la imagen más polémica que dejó una votación a mano alzada: dos concejales de Ahora Madrid, Pablo Carmona y Rommy Arce (de Ganemos), votaron en contra de estimar esta iniciativa urbanística. La concejal Montserrat Galcerán (de baja) también mostró su rechazo a los planes del Ejecutivo de Carmena.

De hecho, Ganemos emitió un duro comunicado este martes, un día antes de someter a votación este asunto. Así las cosas, los siguientes pasos ( el convenio de gestión y la licencia de edificación) no se prevén fáciles.

No obstante, Desiré del Río, portavoz de la Cooperativa Metropolitan, quiso manifestar su agradecimiento a todas las partes implicadas: "Queremos agradecer tanto a Metro como al Ayuntamiento todos los esfuerzos realizados; y por supuesto, a nuestra gestora IBOSA, que ha luchado cada día con nosotros hasta conseguir que hoy estemos aquí, celebrando el resultado de la votación". Del Río apuntó a la urgencia "de que en el menor plazo posible la Junta de Gobierno del Ayuntamiento apruebe inicialmente el plan parcial, para así intentar minimizar el impacto económico que nos ha provocado el retraso del proyecto".